Síndrome de abstinencia de nicotina

La nicotina es capaz de desarrollar un síndrome de abstinencia que aparece por deprivación brusca o una reducción importante de la dosis de nicotina que se está acostumbrado a consumir.

Consumo diario de tabaco por lo menos durante varias semanas.
Cese brusco o reducción de la cantidad de tabaco consumido, seguido en las 24 horas siguientes por cuatro (o más) de los signos o síntomas siguientes:

  • Irritabilidad, frustración o rabia.
  • Ansiedad
  • Dificultad para concentrarse.
  • Aumento del apetito.
  • Intranquilidad
  • Estado de ánimo deprimido.
  • Insomnio

Estos signos o síntomas provocan un malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento.

Los signos o síntomas no se pueden atribuir a ninguna otra afección médica y no se explican mejor por otro trastorno mental, incluidas una intoxicación o abstinencia de otra sustancia.

TRASTORNO POR EL CONSUMO DE TABACO

Un modelo problemático de consumo de tabaco que provoca un deterioro o malestar clínicamente significativo y que se manifiesta al menos por dos de los hechos siguientes en un plazo de 12 meses:

  1. Se consume tabaco con frecuencia en cantidades superiores o durante un tiempo más prolongado del previsto.
  2. Existe un deseo persistente o esfuerzos fracasados de abandonar o controlar el consumo de tabaco.
  3. Se invierte mucho tiempo en las actividades necesarias para conseguir tabaco o consumirlo.
  4. Ansias o un poderoso deseo o necesidad de consumir tabaco.
  5. Consumo recurrente de tabaco que lleva al incumplimiento de los deberes fundamentales en el trabajo, la escuela o el hogar (p. ej. interferencia con el trabajo).
  6. Consumo continuado de tabaco a pesar de sufrir problemas sociales o interpersonales persistentes o recurrentes, provocados o exacerbados por los efectos del tabaco (p. ej., discusiones con otros sobre el consumo de tabaco).
  7. El consumo de tabaco provoca el abandono o la reducción de importantes actividades sociales, profesionales o de ocio.
  8. Consumo recurrente de tabaco en situaciones en las que provoca un riesgo físico (p. ej. fumar en la cama).
  9. Se continúa con el consumo de tabaco a pesar de saber que se sufre un problema físico o psicológico persistente o recurrente probablemente causado o exacerbado por el tabaco.

Tolerancia, definida por alguno de los siguientes hechos:

  • Una necesidad de consumir cantidades cada vez mayores de tabaco para conseguir el efecto deseado.
  • Un efecto notablemente reducido tras el consumo continuado de la misma cantidad de tabaco.

Abstinencia, manifestada por alguno de los hechos siguientes:

  • Presencia del síndrome de abstinencia característico del tabaco.
  • Se consume tabaco (o alguna sustancia similar, como la nicotina) para aliviar o evitar los síntomas de abstinencia.

Estos síntomas son consecuencia de la neuroadaptación cerebral a la nueva situación, fundamentalmente por la falta de estimulación de los circuitos cerebrales de recompensa. Al aparecer estas sensaciones molestas los fumadores se ven impulsados a consumir tabaco para eliminarlos y volver a la normalidad.

sindromedeabstinencia

¡DECIDETE YA DEJAR DE FUMAR. ¡ELIGE LA SALUD!