Por qué hay que evitar beber cerveza en verano

En un día caluroso, aumenta la tentación de saciar la sed con una cerveza fría. ¿Por qué es peligroso beber bebidas alcohólicas cuando hace calor?

Hay algunas consecuencias que tenemos que tener en cuenta cuando decidimos refrescarnos con una cerveza en un caluroso día de verano. En Clínica Grupo Trinova te contamos por qué evitar beber cerveza en verano:

1. DESHIDRATACIÓN

La cerveza contiene etanol, sustancia que, entre otros efectos, aumenta la sudoración. Además, esta bebida tiene un efecto diurético.

Al beber cerveza, una persona no repone las reservas de líquidos en el cuerpo, sino que las pierde.

2. MAYOR RIESGO DE INSOLACIÓN Y MAYORES EFECTOS NOCIVOS EN EL CORAZÓN Y VASOS SANGUÍNEOS.

Tomando los primeros sorbos de cerveza helada, puedes sentir el “frescor refrescante”. Este efecto se debe al hecho de que los vasos sanguíneos se estrechan temporalmente, al ingerir la cerveza fría. Pero las sensaciones agradables desaparecen casi al instante: el etanol, contenido en la cerveza, dilata los vasos sanguíneos, lo que obliga al corazón a latir más rápido, acelerando el flujo sanguíneo. Como resultado, después de beber la cerveza, la persona comienza a sentir calor.

Esto se debe al hecho de que, bajo la influencia del etanol, las personas se olvidan de la precaución, sobreestiman su fuerza y ​​nadan hacia la profundidad, sin mencionar el hecho de que el alcohol, y la cerveza en particular, interrumpen la coordinación, la velocidad de reacción y la respiración.  

Es probable que muchas veces bajo los efectos del consumo de alcohol, aparezca una falsa percepción de control por parte de la persona, que se aleja mucho de la realidad.Además, debido a la micción frecuente y al aumento de la sudoración, el sodio y el potasio, electrolitos que son importantes para el funcionamiento normal del corazón, se excretan del cuerpo. Es por eso, que los pacientes con enfermedades cardiovasculares deben renunciar a la cerveza.Las personas intoxicadas por alcohol a menudo no notan un golpe de calor y no reciben atención médica oportuna.

Esto se debe al hecho de que el etanol atenúa el dolor, produciendo síntomas en el organismo como:

  • Boca seca
  • Dolores de cabeza
  • Mareos
  • Náuseas

3. AUMENTO DEL RIESGO DE ACCIDENTES

Cuando la persona consume alcohol, el riesgo padecer un accidente, aumenta de manera exponencial, siendo los principales “accidentes” enfermedades cardiovasculares, ictus, accidentes de tráfico u ahogamientos, sobre todo en esta época del año. 

4. AGRAVAMIENTO DE ENFERMEDADES EXISTENTES

Se recomienda renunciar a la cerveza a todo el mundo, pero es especialmente peligroso para menores de 18 años, mujeres embarazadas y lactantes, así como para personas con:

  •  Enfermedades del aparato digestivo (gastritis, úlceras, pancreatitis, etc.)
  • Diabetes mellitus y otros trastornos endocrinos
  • Enfermedades cardiovasculares (incluida la hipertensión)

5. EL RIESGO DE INTOXICACIÓN GRAVE POR ALCOHOL Y EL DESARROLLO DE DEPENDENCIA.

Muchos consideran que la cerveza es una bebida inofensiva y “débil”. Dependiendo de su concentración, en términos de contenido de etanol, 0,5 litros de cerveza equivalen a 50-150 ml de vodka.

Muchos bebedores ni siquiera sospechan que son alcohólicos. “Solo bebo cerveza”.

Pero, como regla, la adicción comienza con el uso de bebidas bajas en alcohol. Es una especie de “droga de entrada”. Luego, la persona cambia a un alcohol “más fuerte”. Por ejemplo, la persona comenzaría por el consumo de alguna cerveza diariamente o en fines de semana, pudiendo desembocar a medio o largo plazo, en el consumo de varias botellas de vodka.

No importa qué tan fuerte sea el alcohol que bebas. En cualquier caso, el etanol entra en tu organismo, lo que significa que las consecuencias serán las mismas.

Si quieres refrescarte en el calor sin perjudicar tu salud, reemplaza la cerveza por bebidas que repongan el suministro de electrolitos perdidos con el sudor: agua mineral, zumos, refrescos, té, etc.