Otros tipos de dependencia al tabaco

El tabaquismo no solo debe ser considerado una drogodependencia causante de adicción física por la nicotina, sino que también es capaz de producir otros tipos de dependencia, como la dependencia social y la conductual.

Dependencia social

El consumo de tabaco está considerado como una drogodependencia socialmente aceptada. El patrón social de consumo actual considera ofrecer cigarrillos como una forma de aproximación amistosa, y en múltiples situaciones de relación social el tabaco juega un papel muy importante. Teniendo en cuenta esta situación, para un fumador resulta difícil dejar de fumar, enfrentándose a una sociedad en la que el tabaquismo está totalmente aceptado.

Dependencia conductual

Con el tiempo la ejecución del acto de fumar se vuelve automático y ese comportamiento se convierte en un componente de la rutina cotidiana. Por ello, muchos fumadores suelen encender un cigarrillo automáticamente cuando desempeñan actividades de la vida cotidiana asociadas con la acción de fumar (hablar por teléfono, tomar café, etc.). El acto repetitivo de fumar a lo largo de muchos años ocasiona una dependencia gestual muy importante, por lo que para combatir esta dependencia se recomienda la utilización de sustitutivos del cigarrillo (boquillas, palillos, chicles, caramelos). Según otros autores esto puede resultar contraproducente por facilitar la perpetuación del hábito.

otros tipos de dependencia al tabaco

Adicción a la nicotina

Al igual que en la adicción a otras sustancias, en la adicción a la nicotina participan tres procesos en grado variable: la dependencia psicológica, la dependencia física y la tolerancia.

Dependencia Psicológica

La nicotina se caracteriza por producir una fuerte dependencia psicológica. A pesar de lo desagradables que suelen ser los efectos del primer cigarrillo (lipotimia, náuseas, vómitos) lo habitual es que la experiencia se repita, fundamentalmente por factores sociales y ambientales, como previamente vimos, y por la rápida tolerancia que se desarrolla a los afectos desagradables. Ello unido a los efectos psicológicos agradables inducidos por la nicotina: disminución de la ansiedad, aumento de la concentración, estimulación general, etc, genera la dependencia psicológica, ya que estos efectos gratificantes por interacción de la nicotina a nivel del sistema nervioso central activan los circuitos de recompensa y producen un refuerzo positivo del consumo del tabaco.

El fumador de forma inconsciente autorregula la cantidad de nicotina que necesita tener en sangre para obtener los mejores beneficios. La nicotina inhalada alcanza el SNC en unos 7 segundos (2 veces más rápido que de forma intravenosa).

Dependencia Física

La dependencia física se demuestra por la aparición de un síndrome de abstinencia cuando cesa o se reduce el consumo de tabaco. Los síntomas del síndrome de abstinencia provocan un refuerzo negativo, ya que son superados ingiriendo de nuevo la sustancia por la necesidad de evitar el malestar.

Tolerancia

La tolerancia es el fenómeno por el que disminuye la intensidad de la respuesta a un fármaco cuando se repite la misma dosis, es decir, es necesario aumentar la dosis para conseguir un efecto de igual intensidad.

Las propiedades adictivas de la nicotina y el síndrome de abstinencia están directamente relacionadas con las acciones directas de la nicotina sobre receptores específicos de tipo nicotínico en el SNC e indirectamente por su actuación sobre otros sistemas de neurotransmisión, principalmente el sistema dopaminérgico y el sistema noradrenérgico.

¡DECIDETE YA DEJAR DE FUMAR. ¡ELIGE LA SALUD!