Consumo de tabaco en España

El consumo de tabaco, fundamentalmente en forma de cigarrillos, se encuentra incorporado en los hábitos de conducta de nuestra sociedad de forma extensa desde los años treinta, coincidiendo con la expansión de la fabricación industrial del cigarrillo y su transformación en una rentable industria. Tabaco tiene un alto poder adictivo debido principalmente a su componente activo, la nicotina, que actúa sobre el sistema nervioso central.

En los países occidentales se consideran únicamente dos o tres causas principales de muerte, cuyos efectos ahora están aumentando rápidamente: consumo de tabaco, SIDA y obesidad. El consumo de tabaco es la principal causa evitable de pérdida de salud y de muerte. El tabaco constituye la segunda causa de muerte en el mundo y se le atribuye el fallecimiento de uno de cada diez adultos en todo el planeta. Se estima que es el responsable del 15% del total de muertes y del 10% del número total de años de vida perdidos.

Estamos ante una epidemia donde si se mantienen los patrones actuales de consumo, alrededor de 500 millones de personas, de las que casi la mitad son ahora niños y jóvenes, morirán a causa del tabaco. Tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS), como el Banco Mundial tienen entre sus objetivos reducir estos datos mediante políticas eficaces para el control del tabaquismo.

Esta relación tiene que ver con la exposición involuntaria al humo del tabaco (fumador pasivo), provocando un grave problema de salud pública ya que supone un riesgo considerable en la población no fumadora.

Hoy en día, el abandono del hábito tabáquico constituye la medida más efectiva para reducir el riesgo de morbimortalidad de los fumadores.

La OMS, con CIE, incluye al tabaquismo dentro de los trastornos mentales y del comportamiento debido al consumo de sustancias psicótropas, y apunta que es una de las mayores amenazas para la salud pública.

El tabaquismo, considerado durante años un hábito, es en realidad una dependencia. La nicotina, el principio activo del tabaco es una droga adictiva y como tal tiene las características de otras drogas: tolerancia, dependencia física y psicológica

Efectos del tabaco para la salud

El consumo de tabaco se relaciona con más de 25 enfermedades, que incluyen la enfermedad respiratoria y cardiovascular, y es el principal factor causante del 30% de todos los cánceres. Además de los riesgos generales asociados al tabaquismo, las mujeres fumadoras tienen riesgos adicionales para la salud específicos de género: reducción de fertilidad, incremento del riesgo de menopausia precoz, y de osteoporosis en mujeres menopáusicas. Además, la combinación de tabaco y el uso de anticonceptivos orales incrementa el riesgo enfermedad cardiovascular. Se ha asociado el consumo de tabaco durante el embarazo con un mayor riesgo de aborto espontáneo, complicaciones durante el embarazo, muerte fetal, partos prematuros, bajo peso al nacer y muerte del neonato.

El consumo de tabaco constituye un factor de riesgo de seis de las ocho principales causas de mortalidad en el mundo. Fumar tabaco produce cáncer de pulmón, laringe, riñón, vejiga, estómago, colon, cavidad oral y esófago, así como leucemia, bronquitis crónica, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, cardiopatía isquémica, infarto, aborto y parto prematuro, defectos de nacimiento e infertilidad, entre otras enfermedades. Esto es causa de sufrimiento prevenible y pérdida de muchos años de vida productiva en las personas. El consumo de tabaco produce también perjuicios económicos para las familias y los países debido a los salarios que dejan de percibirse, la reducción de la productividad y el aumento en los costos de la asistencia sanitaria.

La exposición involuntaria al humo del tabaco está provocando un serio problema de salud: Esta exposición pasiva aumenta en esta población el riesgo de cáncer de pulmón, enfermedad respiratoria y cardiovascular.

Por otra parte, los niños que están sometidos al aire contaminado por humo de tabaco presentan mayor frecuencia de infecciones respiratorias, de la esfera ORL y muerte súbita del lactante.

Los hijos de padres fumadores tienen más probabilidades de conver-tirse en adictos al tabaco.

Consumo de tabaco en españa

En la actualidad se barajan medidas, puestas ya en marcha en países como Reino Unido con buenos resultados, como:

  • Prohibición de fumar en el interior de los coches.
  • Utilización de empaquetado genérico (útil en adolescentes).
  • Aumento de precio (expertos señalan que un incremento del 10% del precio se relaciona con una disminución del consumo durante un 4 y un 8%).

El abandono del tabaco es la decisión más importante sobre su salud que puede tomar un fumador. Algunas enfermedades, como la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) o el cáncer de pulmón serían infrecuentes si no se fumara.

Los datos actuales muestran que el 68% de la población sigue padeciendo una considerable exposición ambiental al humo del tabaco (por ejemplo, en las terrazas) y el 36% percibe que no se cumple adecuadamente la normativa antitabaco.

Si no se intensifican las medidas de control, se calcula que en 2030 la mortalidad atribuible al tabaco en el mundo podría superar los 8 millones de personas, es decir, el tabaco matará a la mitad de sus consumidores.

Como dato preocupante hay que señalar que más del 30% de los jóvenes españoles se declaran adictos al tabaco, y cuatro de cada cinco fumadores se iniciaron en el hábito antes de los 18 años (en España la edad de inicio en el hábito tabáquico se sitúa en torno a los 13 años, uno de las más bajas de la UE).

Este hecho, unido al interés de la industria tabaquera por obtener nuevos consumidores podría explicar el aumento del número de jóvenes fumadores en España en los últimos años.

La tasa de inicio de consumo de tabaco en la adolescencia presenta un mercado a gradiente social: El mayor número de nuevos fumadores se encuentra en los adolescentes con menor nivel de estudios y la tasa más baja en aquellos con estudios universitarios.

¡DECIDETE YA DEJAR DE FUMAR. ¡ELIGE LA SALUD!